ADOLFO CARPIO PRINCIPIOS DE FILOSOFIA PDF

Immanuel Kant es, fuera de duda, uno de los filsofos ms importantes de todos los tiempos, y este juicio vale sin que implique estar de acuerdo con lo que l sostuvo. Esa importancia radica en la extraordinaria profundidad de sus ideas y en la magnitud del cambio que introdujo en el pensamiento filosfico y en el pensamiento humano en general. En efecto, la revolucin que introduce Kant slo puede compararse con la que inici Scrates en el mundo griego cf. IV, 3. Y as como la filosofa griega, desde Tales hasta Aristteles, y aun con los postaristotlicos, ofrece una riqueza de concepciones y de pensamiento que convierten este perodo en uno de los ms extraordinarios que la humanidad haya vivido, de modo semejante ocurre con el movimiento filosfico que se genera a partir de Kant.

Author:Dashura Mazuzragore
Country:Antigua & Barbuda
Language:English (Spanish)
Genre:Personal Growth
Published (Last):2 August 2008
Pages:477
PDF File Size:6.69 Mb
ePub File Size:11.16 Mb
ISBN:882-6-54206-410-5
Downloads:90803
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Balmaran



Immanuel Kant es, fuera de duda, uno de los filsofos ms importantes de todos los tiempos, y este juicio vale sin que implique estar de acuerdo con lo que l sostuvo. Esa importancia radica en la extraordinaria profundidad de sus ideas y en la magnitud del cambio que introdujo en el pensamiento filosfico y en el pensamiento humano en general. En efecto, la revolucin que introduce Kant slo puede compararse con la que inici Scrates en el mundo griego cf.

IV, 3. Y as como la filosofa griega, desde Tales hasta Aristteles, y aun con los postaristotlicos, ofrece una riqueza de concepciones y de pensamiento que convierten este perodo en uno de los ms extraordinarios que la humanidad haya vivido, de modo semejante ocurre con el movimiento filosfico que se genera a partir de Kant. Porque en el limitado espacio de cuarenta aos -entre la Crtica de la razn pura, que se publica en , y la ltima obra importante de Hegel, la Filosofa del derecho, que aparece en se suceden grandes filsofos, es el movimiento que se conoce con el nombre de "idealismo alemn", que por la hondura, la vastedad y la influencia de sus ideas, slo puede compararse con la filosofa griega -con la diferencia de que sta se desarrolla a lo largo de varios siglos, y en cambio en el caso del idealismo alemn se trata tan slo de cuarenta aos, lapso en el cual la cultura alemana asciende al 1 primer nivel de la especulacin filosfica.

Kant naci en y muri en Tuvo, pues, una vida relativamente larga. A pesar de ello, la obra que asent su duradera fama, la Crtica de la razn pura, apareci cuando Kant ya se acercaba a los sesenta aos. Cosa extraa, porque la maduracin del genio filosfico suele ser bastante ms temprana los grandes filsofos por lo comn han escrito su obra ms importante alrededor de los cuarenta aos. Kant tard mucho ms, y ello no es casualidad, sino que probablemente est en relacin directa con la extraordinaria dificultad del asunto que all se trata.

Si Kant tard sesenta aos en llegar a la sazn de su pensamiento, ello se debe a que su sistema no era de aquellos que pueden aparecer de golpe, por repentina inspiracin feliz, sino el resultado de una largusima maduracin, que no era slo la del individuo Kant, sino al mismo tiempo la maduracin de todo el pasado filosfico europeo.

Si se recorre la serie de las obras de Kant -quien comenz a publicar cuando tena 2 poco ms de veinte aos-, puede verse cmo transita sucesivamente y de manera abreviada las diversas etapas que el pensamiento europeo moderno, a travs de generaciones, haba ido atravesando. Aunque sin duda simplificando muchsimo, puede decirse que en sus primeros escritos sigue una orientacin racionalista, y que luego parecera sufrir una crisis intelectual de aproximacin al empirismo.

Pero una vez 1. Mohr, , I, 1. Su primera obra apareci en Gedanken von der wahren Schtzung der lebendigen Krfle Pensamientos sobre la verdadera apreciacin de las fuerzas vivas. No es entonces que Kant haya vivido desde fuera los sucesivos momentos de la filosofa precedente, sino que, al mismo tiempo que los estudiaba, constituyeron estadios de su propio itinerario intelectual y vital, hasta que, habiendo ahondado en sus fallas, carencias y limitaciones, lleg a una concepcin enteramente original.

Kant naci, creci, madur, envejeci y muri sin salir casi de su ciudad natal, Konigsberg, en la Prusia oriental. La ciudad, la segunda del Reino de Prusia, contaba entonces con unos Kant no se movi nunca de las cercanas de esa ciudad, situada -es importante notarlo- en aquel momento exactamente en el borde del mundo civilizado, en la frontera de la Europa ilustrada, zona bastante a trasmano desde el punto de vista cultural.

Se llama la atencin sobre estas circunstancias para que se piense cmo un individuo como Kant, situado en aquella especie de extremo del mundo, pudo sin embargo introducir en Europa la revolucin ms grande que conozca el pensamiento moderno.

Kant era un hombre bajo, delgado, un tanto jorobado, probablemente por alguna afeccin pulmonar; hombre que, a pesar de su dbil naturaleza, pudo sin embargo vivir muchos aos gracias a su riguroso rgimen de vida, tan metdico que hasta puede parecer pedantesco. Provena de familia humilde; su padre era un artesano, de profesin talabartero. Otro hecho ms que muestra cmo el verdadero genio se sobrepone a las circunstancias: al origen familiar, a las condiciones ambientales.

Cmo es que sin conocer personalmente el resto del mundo y situado en el margen de la Europa de su tiempo pudo Kant introducir una transformacin tan grande? Se trata justamente de uno de esos hechos que nos hacen hablar, como de un fenmeno inexplicable, del genio. Fuera como fuese, Kant estaba perfectamente enterado de todo lo que pasaba en su momento; tan as es que una de las pocas veces en que se apart de su rgimen de vida tan riguroso, fue cuando esperaba los peridicos que traan las noticias de la Revolucin Francesa.

Kant, desde aquella zona casi perdida, conoca el resto del mundo quiz mejor que los viajeros ms avezados de su tiempo. Y tuvo asimismo la dicha de ser quizs el ltimo europeo que pudo reunir en su cabeza todo el saber de su poca cosa que despus, por la enorme especializacin y ampliacin de los conocimientos, se volvi imposible ; no slo saba filosofa, sino que tambin saba y enseaba matemticas, fsica, astronoma, mineraloga, geografa, antropologa, pedagoga, teologa natural Kant une a la dificultad del tema la de que sus obras estn escritas en un lenguaje muy tcnico, al cual no puede tenerse acceso inmediato; por el contrario, tendr que rselo aclarando en sucesivos pasos.

En este sentido es un filsofo difcil; no slo por sus ideas, sino por su expresin. Kant resume en su propio desarrollo intelectual, hemos dicho, el desenvolvimiento de la filosofa anterior a l -especialmente la filosofa moderna-, y a la vez supera el racionalismo y el empirismo. El racionalismo cf. VIH, 13 sostiene que puede conocerse con ayuda de la sola razn, gracias a la cual se enuncian proposiciones del tipo: "la suma de los ngulos interiores de un tringulo es igual a dos rectos".

Estos son juicios que se caracterizan por ser necesarios y universales, es decir, que valen para todos los casos universales y que no pueden ser de otra manera necesarios. Un saber, pues, que realmente merezca el nombre de conocimiento -dice el racionalismo- tiene que ser necesario y universal.

Pero ocurre que la experiencia no proporciona ningn conocimiento de este tipo. Lo que la experiencia ensea -lo que vemos, lo que tocamos- nunca es necesario y universal, sino contingente y particular. Para el racionalismo, entonces, el conocimiento emprico no es verdadero conocimiento. El nico conocimiento propiamente dicho es el que proporciona la razn por s sola.

Y la razn tiene la capacidad de alcanzar, no los fenmenos las apariencias o manifestaciones , sino la realidad, las cosas en s mismas, el fondo ltimo de las cosas; permite conocer, no las cosas tales como se nos aparecen, sino las cosas tales como son en s, la verdadera y ltima realidad. Por tanto, es una facultad mediante la cual puede saberse -entre otras cosas- si existe Dios o si no existe, si el alma es inmortal o no lo es, si el mundo es finito o infinite, si el hombre es libre o est determinado necesariamente en todos sus actos.

El empirismo cf. IX, 1 , en cambio, sostiene la tesis contraria: el nico conocimiento legtimo, y el fundamento en general de todo conocimiento, es la experiencia, vale decir, los datos que proporcionan los sentidos. Hume admite, hasta cierto punto, el valor de la razn, pero ensea que los conocimientos que ella suministra son simplemente anlisis de nuestras ideas cf.

IX, 4 , se refieren a las relaciones entre ideas que nosotros mismos hemos formado de manera relativamente arbitraria, ignorando si en el mundo emprico hay algo que les corresponda. Que efectivamente haya cosas sensibles rectangulares, por ejemplo, como esta mesa sobre la que escribo, es en el fondo un hecho casual y contingente; lo que al gemetra le interesa es meramente la idea de rectngulo. Y la razn, entonces, carece de competencia ms all de estas ideas creadas por ella. Segn el empirismo, no puede conocerse absolutamente nada acerca de las cosas en s, sino slo los fenmenos que se dan en la experiencia.

Por tanto Hume es, desde el punto de vista metafsico, un escptico. No puede saberse si existe Dios ni si no existe, no conocemos substancia ninguna, ni material ni espiritual, etc. Empirismo y racionalismo, entonces, resultan posiciones contrapuestas, teoras enemigas. Pero para ser enemigo hace falta siempre cierta coincidencia con el adversario, un suelo comn sobre el que se combate.

Y tambin esta polmica entre empirismo y racionalismo reposa sobre una coincidencia de fondo, sobre la cual justamente va a incidir la crtica de Kant -con lo que se ver que Kant no es en rigor ni.

En efecto, racionalismo y empirismo coinciden en ser formas del realismo. Este trmino, como tantos otros en filosofa, tiene muchos sentidos; aqu se lo va a emplear para designar la teora que sostiene que en el acto de conocer lo determinante es el objeto: que cuando se conoce, quien tiene la primera y ltima palabra no es el sujeto, sino 3 la cosa misma.

El sujeto cognoscente, entonces, es comparable a un espejo donde las cosas simplemente se reflejan. Tal "espejo" puede reflejar las cosas mediante la razn racionalismo o mediante los sentidos empirismo ; pero en cualquiera de los dos casos el esquema es exactamente el mismo: conocer quiere decir reflejar, reproducir las cosas.

Lo que se refleja ser en cada caso diferente, porque para el racionalismo se tratar de copiar las cosas en s mismas, el fundamento ltimo de ellas, y para el empirismo se mostrar en el espejo solamente el fenmeno, la apariencia de las cosas; pero en los dos casos, repetimos, el conocimiento se concibe como actitud fundamentalmente pasiva.

Segn el realismo, pues, el conocer es una actitud puramente contemplativa, teortica: el sujeto cognoscente no hace ms que contemplar el espectculo que la realidad le ofrece.

Por ello tanto el racionalismo cuanto el empirismo definen la nocin de verdad diciendo que un conocimiento es verdadero cuando coincide con el objeto conocido, con la cosa a que se refiere. En el caso del empirismo, la cuestin est clara: la percepcin tiene que coincidir con las cosas sensibles para ser verdadera. El caso de Descartes puede parecer ms complicado, pero en el fondo se trata de lo mismo, porque slo se tiene conocimiento verdadero cuando se enlaza las ideas innatas de manera evidente, es decir, clara y distinta, y cuando se les enlaza de ese modo, se las est enlazando tal como Dios las enlaza, es decir, tal como corresponde a la naturaleza de las cosas.

La revolucin copernicana. El problema de la esencia del conocimiento consiste en determinar si en efecto el sujeto es meramente receptivo en el acto de conocer, como pretende el realismo, o si, por el contrario, no es un espejo y el conocimiento se convierte as en una especie de accin, de praxis.

Esta ltima es justamente la opinin de Kant, quien sostiene que conocer no es, en su fundamento, reflejar los objetos, sino que es ante todo y como condicin para cualquier ulterior reflejo de los objetos en el sujeto trazar el horizonte dentro del cual los objetos son objetos, vale decir, construir el mbito de la objetividad. Para introducirnos en la comprensin de este tema nos valdremos de una imagen o comparacin, que es inexacta y engaosa si se la toma literalmente -tal como ocurre en estos temas con todas las comparaciones-, pero que puede servir como primera aproximacin, y si se toma la precaucin de olvidarla luego.

Entonces ocurrira que todo lo que visemos se nos aparecera azul, lo cual nos llevara a suponer, no que las cosas las "vemos" azules, sino que realmente "son" azules -aunque la verdad fuese que en s mismas no son azules, sino que nosotros, en la medida en que las miramos, es decir, 3 4.

La comparacin esta tomada H. De este modo conocer no sera ya mero reflejar las cosas, sino operar sobre ellas, transformndolas. Para Kant, segn esto, conocer es ante todo "elaborar" las cosas para que estn en condiciones de constituir objetos.

Para los griegos, en general para toda la filosofa prekantiana y para todo realismo, 5 el conocimiento era pura teora, contemplacin. Aristteles consideraba la vida teortica o contemplativa como la forma de vida ms alta cf. Pero con Kant, repetimos, el conocimiento, en su ltimo fundamento, no es ya teora, sino una cierta operacin transformadora que el sujeto cumple: conocer quiere decir elaborar el objeto.

Y los discpulos de Kant -Hegel entre otros- van a terminar sosteniendo que conocer significa directamente crear el objeto del conocimiento, ms aun, la realidad. De este modo, el ncleo definitorio de la vida humana no se lo encontrar ya en la actitud teortica, sino en esta especial forma de "actividad", de praxis, que es el conocimiento tal como Kant lo entiende. En esta perspectiva conviene sealar que Kant es el antecedente de Hegel, y que sin Hegel no hubiera habido Marx. Independientemente de lo que se piense de Marx, en pro o en contra, el hecho es que marca una poca y una serie de acontecimientos importantsimos; y su pensamiento slo puede entenderse en sus fundamentos si nos remontamos a Kant.

Marx cf. XII, 3 define al hombre, no como animal teortico, sino en funcin del trabajo; y ello depende, a la postre, de la manera cmo Kant enfoca el conocimiento: como elaboracin, es decir "fabricacin", del objeto.

En una de las primeras escenas 6 del Fausto I parte, de Goethe, se encuentra Fausto con el texto de la Biblia, queriendo traducir al alemn el pasaje de San Juan que comienza con las famosas palabras: "En el principio era el lagos" "el verbo", segn suele traducirse.

Este trmino "logos", significaba para los griegos -entre otras cosas cf. II, 3 "razn", "concepto", de manera que la frase podra traducirse diciendo que en el principio era el conocimiento, la contemplacin, las ideas.

Pero Fausto no quiere simplemente reemplazar la palabra griega por una alemana, sino que quiere traducirla al espritu de su lengua, "a su amado alemn", segn dice; ensaya una serie de posibilidades -"palabra", "sentido", "fuerza"-, pero ninguna lo satisface, hasta que al final encuentra un trmino que s le parece expresar la esencia del asunto en cuestin, y que ya no es traduccin literal, que ya no es calco.

Y entonces dice: "En el principio era la accin Tat ". Esto es, no el verbo, no el conocimiento, sino la actividad, la accin. Esto no es casualidad; esto significa que la historia no es una serie de meras ocurrencias, sino un acontecer donde parece haber siempre un secreto acuerdo, cierta armona aun entre las manifestaciones ms dispersas y aparentemente ms heterogneas -un acuerdo que quiz no se alcanza a comprender plenamente.

Volviendo a Kant, decamos que el sujeto cognoscente podra compararse con un individuo que naciese con lentes coloreadas. Para que esta persona pueda ver -es decir, conocer- se precisan dos elementos: de un lado, los anteojos, y del otro las cosas visibles; si falta cualquiera de los dos, el conocimiento se hace imposible.

Traducido a trminos de "Teora" , etimolgicamente emparentado con , "asombro" cf. I, 4 , significa literalmente la accin de ver o contemplar; v.

Kant, esto significa que el conocimiento envuelve dos factores: 1 la estructura de nuestra "razn", que es independiente de la experiencia; pero la razn, para poder funcionar en este especial tipo de conocimiento que consiste en "modelar" los objetos, requiere 2 un "material" modelable, las impresiones. As se lee en la Crtica de la razn pura: ni conceptos sin intuicin que de alguna manera les corresponda, ni intuicin sin conceptos, pueden dar un conocimiento, porque pensamientos sin contenido son vacos, intuiciones sin conceptos son ciegas.

La "razn" est constituida, de un lado, por el espacio y el tiempo, que Kant llama formas puras de la sensibilidad o intuiciones puras; y del otro, por las categoras, o conceptos puros del entendimiento, tales como substancia, causalidad, unidad, pluralidad, etc. Resulta entonces que el espacio, el tiempo y las categoras no son independientes del sujeto, no son cosas ni propiedades de las cosas en s mismas, sino "instrumentos" o "moldes" mediante los cuales el sujeto elabora el mundo de los objetos; y el "material" a que se aplican esos moldes son las impresiones o sensaciones.

Kant expresa la relacin entre la estructura a priori del sujeto, conformadora y elaborante de los objetos del conocimiento, por una parte, y por la otra las impresiones, con el par de conceptos "forma" y "materia": espacio, tiempo y categoras son formas, las impresiones constituyen su materia o contenido. Si se intentase conocer valindose solamente de la "razn", es decir, de las formas a priori del sujeto, no se tendra sino formas enteramente vacas, y por tanto no se conocera ningn objeto, nada absolutamente.

Es preciso, pues, que esas formas o moldes tengan un material al cual aplicarse.

FNTGUIDE PDF

Principios De Filosofia

From Wikimedia Commons, the free media repository. File File history File usage on Commons No higher resolution available. File information. Structured data. Captions English Add a one-line explanation of what this file represents. Summary [ edit ] Description Adolfo Carpio. You cannot overwrite this file.

LIVRO AUTO HIPNOSE FABIO PUENTES PDF

File:Adolfo Carpio.jpg

.

Related Articles