EL PODER DE LA VOLUNTAD PAUL C JAGOT PDF

Published by Pranava Books Seller Rating:. About this Item: Pranava Books, Condition: NEW. Leatherbound edition.

Author:Goltizahn Goltile
Country:Uganda
Language:English (Spanish)
Genre:Music
Published (Last):27 October 2015
Pages:146
PDF File Size:19.48 Mb
ePub File Size:4.38 Mb
ISBN:249-3-72269-882-2
Downloads:64005
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Akilmaran



Thank you for interesting in our services. We are a non-profit group that run this website to share documents. We need your help to maintenance this website. Please help us to share our service with your friends. Share Embed Donate. PAUL C. Los interesados conocen suficientemente las manifestaciones del mal que les aflige.

Los defectos exteriores. Emotividad y sensibilidad excesivas. La aprobatividad. La inercia rectriz del psiquismo superior. Por otro lado, se puede ser feo, deforme, y sin embargo atrevido. La parte que lo moral toma en las timideces basadas en el temor a la propia fealdad es enorme. Pondremos, pues, gran cuidado en dejar libre lo moral y en fortalecer el juicio.

Enrojece o palidece por la menor causa. En presencia de una mujer se turbaba horriblemente. Por fortuna, todas las formas de emotividad son modificables.

Entonces, la timidez exagera la importancia de su personalidad a los ojos de sus semejantes. Las veleidades de iniciativa chocan entonces perpetuamente contra esa barrera subjetiva. No se tiene conciencia de lo que se oye, de lo que se dice ni de lo que se hace. Basta con subordinar esa facultad al pensamiento deliberado. Casi todos los comediantes, cantantes, conferenciantes, abogados, predicadores, etc. A favor de esa inercia de las facultades conscientemente dirigentes es como se desarrolla y se extiende la timidez.

Vamos, pues, a tratar de sugerir esa avidez. De la avidez en general. La influencia personal. La imperturbabilidad. La independencia. Pero el entusiasmo del primer momento flaquea y se extingue como fuego de paja, el impulso inicial se amortigua, la lasitud llega, y el automatismo, por un instante en fracaso, retorna veloz. Avivar vuestro resentimiento. Consagradle varias sesiones. Si vuestro primer relato carece de orden y de claridad, ponedlo en limpio.

Guardad con todo cuidado vuestro escrito. Releedlo y completadlo infatigablemente, dedicando a ello una hora dos o tres veces por semana. Su importancia es exactamente la que usted quiere atribuirle. En un platillo de la balanza coloquemos ese elemento, muy relativo, de inferioridad. De igual modo, el emotivo y el sensitivo apasionados por un ideal de imperturbabilidad, inconscientemente han llevado a cabo un gran avance. Desarrollad con ardor esa avidez.

Representaos las ventajas de la imperturbabilidad. Estad resueltos a disponer, a pesar de todo y de todos, de una serenidad inquebrantable. Para vencerle, cultivad la avidez por el sentimiento contrario: la independencia. Es digno de notar que eso no implica ninguna insociabilidad. Estad dispuestos a vigilaros y a razonar vuestras impresiones a fin de conservar en todo momento vuestra lucidez y vuestra calma. El acto concreto prescrito en el apartado 1 el acto de escribir , y que no exige otra cosa que la mera voluntad, tiene entre otras utilidades la de asegurar el arranque del psiquismo superior voluntad reflexiva.

Al contrario, al individuo colmado de favores por la Naturaleza, el nacimiento, la fortuna, pero desprovisto de autocontrol, le basta cualquier impulso emocional insatisfecho para que en lo sucesivo se halle pesaroso, atormentado, para que se sienta desgraciado. Que no se dejen desconcertar.

Lo que conviene tener siempre a la vista es precisamente el ligero progreso posible que pueda lograrse en seguida. El inventario inicial. Toxinas y residuos. Higiene nerviosa y mental. Casos especiales. Sabed que si esas dos condiciones no van reunidas, eso basta para explicar esos torpores y esas febrilidades de donde se sigue la lentitud de las asociaciones mentales o lo incoercible de los impulsos.

Su color normal se parece al amarillo paja. Veamos ahora los correctivos a aportar. Por otro lado, la impresionabilidad y el eretismo vasomotor se exasperan. Conviene, pues, mascar con minuciosidad e insalivar minuciosamente el bolo alimenticio. Ese ambiente suscita la avidez de la fuerza y de la audacia. Esto es elemental y capital; - Considerar las contrariedades y fracasos eventuales como inevitables incidentes; acogerlos como se acoge la lluvia o la tempestad.

Sabed, pues, llegado el caso, depositar por un momento el peso de vuestras preocupaciones y salid a tomar el aire, a deambular, a distenderos. El arte de soportar alegremente las mayores responsabilidades no tiene otro secreto; - Desde el punto de vista intelectual, en este mundo hay un 10 por de indigentes y un 70 Por de mediocres.

Higiene general. El rostro. El cuerPo. Del vestir. La palabra. La actitud y las expresiones. Es, pues, vuestro modus vivendi lo que importa esencialmente desde el punto de vista de vuestro aspecto exterior.

Los dos primeros puntos dependen del especialista. Se impone, pues, la limpieza interna primordialmente, si se tiende a la pureza externa. Eso expuesto, diremos que vuestra epidermis puede presentar una tendencia natural, normal, ya sea a una excesiva sequedad, ya a la seborrea grasienta.

Alcohol de lavanda: 80 g. Benzoato de sosa: 15 g. Tintura de quillay: 30 g. Sabed, en fin, regir vuestra mirada. Muchas veces he visto la prueba de ello en sociedad, porque he encontrado enfermos muy atractivos, muy buscados, seductores. Pasemos a tratar de la obesidad. Acaso se crean superfluas esas indicaciones; pero en realidad son desconocidas por el 60 por ciento de aquellos que debieran tenerlas en cuenta.

Leed en alta voz, articulando claramente, con tonalidad media. Insistid en este punto. Seguidamente se adquieren la facilidad y la elegancia. Las ropas algo amplias le convienen, pues, perfectamente. Al principio, eso da al rostro algo de fingimiento, de violencia, lo cual no deja de ser comentado.

Procuradle todos los cuidados necesarios para que sea irreprochable, pero al hacerlo tended sobre todo a aumentar vuestra confianza en vosotros. Esto explica el atractivo inmediato que inspiran ciertos seres contrahechos o feos. La vida interior no se deja ya perturbar, porque su ardor y su actividad subsisten en todo momento, en presencia de todos.

Tenaz, infatigable, intenta, ensaya, a veces fracasa; pero vuelve a la carga; si se desanima, no es por mucho tiempo. De ese modo se determina por anticipado la voluntad de manifestar la inflexibilidad que se desea conservar en el momento previsto.

Inhibid vuestras reacciones externas. Acumulad las representaciones mentales de imperturbabilidad. Esto constituye una etapa hacia la imperturbabilidad integral: la que caracteriza tan bien el pensamiento como sus signos visibles.

No deis pruebas de impaciencia o de despecho si Se os sirve un alimento demasiado caliente o mal Presentado: tomad las medidas que el caso requiera, Pero sin perder vuestra flema.

En seguida aplicad el mismo principio a vuestras impresiones morales. Que el tono de las palabras que se os dirija y que las opiniones o consideraciones emitidas en vuestra presencia os dejen impasibles exteriormente. Se trata de librarse de ciertas entrevistas y de ciertas diligencias en el curso de las cuales se siente uno desagradablemente impresionado.

Haced un esfuerzo para responder firmemente, para sostener vuestro punto de Vista hasta el fin. Marchad hacia adelante, tenazmente, sordos a las negativas; insistid. Centrad vuestra voluntad en el resultado perseguido. Encarnizaos en conseguirlo. Nadie en el mundo debe influir sobre vosotros.

COMPENDIO DERECHO CIVIL ROJINA VILLEGAS PDF

Paul Jagot - Timidez Vencida

.

ADESTE FIDELES ORGAN PDF

r.michael Miller y Josephine m. Harper-Aprende a Usar y Dirigir La Energia, 7a. Ed., Sirio, EspaƱa

.

Related Articles